La sociedad vive inmersa en la mentira absoluta.

-Derrida-

Cómo manipular con una televisión local

La televisión es un instrumento de comunicación y merced a esto también es susceptible de ser un instrumento de manipulación. Mediante la manipulación podemos controlar la opinión de la gente y esto es especialmente importante en grupos amplios de población. Sin embargo también existen grupos más pequeños sobre los que sigue siendo valioso ejercitar el control porque también hay cosas que ganar. En este espacio una televisión local se hace especialmente interesante.
Es obvio que a la hora de conseguir audiencia una televisión local se debería de encontrar con mayores dificultades que sus hermanas mayores (las televisiones nacionales) ya que carece de los mismos medios económicos. Pero esto no tiene por qué ser problema porque hay fácil solución. Teniendo en cuenta que lo que más se paga por ver en la televisión se circunscribe a películas y a deportes ya sabemos lo que hay que escoger para conseguir mucha audiencia en poco tiempo. Hay que piratear películas. Tan simple como coger el DVD de una famosa película y emitirlo como quién no quiere la cosa. Como si fuese el mismo caso de una cadena nacional que puede permitirse pagar estos derechos de emisión. Con esto ya conseguimos una gran masa de audiencia. A la gente no le importa saber el por qué esa película puede ser recibida en su televisor, lo que les importa es verla.
Una vez que mediante este simple método se ha conseguido audiencia ya tenemos poder a nuestra disposición. Ahora sólo debemos de gestionarlo a nuestro antojo y beneficio. Podemos empezar por incluir cortes publicitarios en la emisión de esas películas. Seguro que hay algún “Casa Pepe” dispuesto a soltar unas monedas para dejarse ver en ese canal que ahora tiene tantos seguidores. A estas alturas conseguimos ingresos que milagrosamente aparecen con una inversión mínima (por no decir nula). Podría pensarse que al ser ilegal algo así nos debería de crear problemas. Nada más lejos de la realidad. No hay por qué preocuparse ya que también contamos con el partido político en el gobierno para avalarnos. Los fiscales, cuyo trabajo es perseguir los delitos, son simples funcionarios interesados en cobrar a final de mes y no meterse en más líos de los necesarios. ¿Qué importa que en casa de cualquier fiscal se pueda ver esa famosa película a través de un modesto canal de televisión local?¿Debe eso hacerlos sospechar de que ahí se está cometiendo algún delito? Por supuesto que no.
Ahora pasemos a este partido político en el poder que es tan amigo nuestro. ¿Cómo hemos conseguido esta amistad? Pues como hacen los buenos amigos, sabiendo devolver los favores. Además del dinero que nos hemos agenciado con la publicidad de las películas podemos aprovechas para crear unos cuantos espacios “informativos” en los que mediante inocentes fórmulas (entrevistas, telediarios, debates..) aprovechemos para dejar que nuestros amigos se expresen libremente. Que tengan tiempo suficiente para explicarnos las ideas tan interesantes que tienen para que todos prosperemos. Nuestros amigos estarán la mar de felices de poder ayudar a sus conciudadanos.
Eso sí, debemos tener cuidado si nos obligan a cambiar la emisión del analógico al digital. Cuando emitimos en analógico la licencia de emisión nos la da el ayuntamiento, pero cuando lo hacemos en digital (tdt) la licencia nos la da el gobierno autonómico. Si el partido político que gobierna la comunidad a la que pertenecemos es el rival del que ha sido nuestro amigo en el ayuntamiento es muy probable que no nos conceda la licencia para emitir en tdt. Esto es porque al partido político que está en el gobierno autonómico no le habrá gustado que hayamos dado tanta cancha a nuestros amigos del partido político que gobierna nuestro ayuntamiento. Pensará que también debimos dejar que se expresasen en igualdad de condiciones a los representantes locales de su partido político.
A estas alturas ya tenemos otro motivo más para sacar mayor beneficio de la audiencia que hemos conseguido. Podemos hacer una “inocente” encuesta a base de multitud de entrevistas en la que enseñemos a todo el mundo lo que la población quiere. (¡Quieren ver películas famosas!) Así que si preguntamos si les parece bien que no nos concedan la licencia para emitir en tdt seguro que habrá muchos dispuestos a decir que les parece muy mal que no nos las den. ¡Claro!, se querían sin ver gratis esas películas que tanto les gustan. Y si por casualidad aparece alguien que dice que no deberían concedernos la licencia lo que debemos de hacer es no emitirlo. Se trata de un loco, alguien que no ama el cine o algo peor. No se le puede dar espacio a gente de esa calaña.
Ojeando televisiones locales he encontrado esta: tvferrol.es Como tiene emisión en directo quizás a alguien le apetezca vez alguna película de las que emiten.

11 comentarios:

Dizdira Zalakain dijo...

Es sorprendente que los mismos que consideran oportuno perseguir policialmente a los que piratean productos de ocio masivo luego lo toleren en pro de obtener algunos votos en tal o cual localidad.
Pero aun más sucio me parece que por un lado se hable de libertad de expresión y por otro el gobierno tenga la potestad de otorgar licencias de TV y radio, licencias que solo se otorgan a las grandes corporaciones con medios y políticamente correctas. Es exactamente lo mismo que aquel remedo de democracia del s. XIX: con su sistema de voto censitario solo los ricos podían votar. En la mayoría de países supuestamente democráticos sólo los ricos pueden emitir su basura. La mayoría de las TV locales legales -no incluyo aquí a las piratas- pertenecen a las dos o tres grandes corporaciones de siempre, lo mismo que los períodicos y las radios locales. Desde el punto de vista partitocrático se alinean o con el PP o con el PSOE, y en algunos casos con grupos nacionalistas, Pero en un sentido estrictamente político o ideológico absolutamente todas se alinean con el neoliberalismo. Esto es: políticamente, los centenares de canales de radio y TV que podemos escuchar/sintonizar son esencialmente de ideología única.
A un sistema tan bien trabado y tan monolítico de control ideológico hay que sacrificar pequeñas minucias como que se emitan películas pirateadas. Al fin y al cabo el cine-basura que se piratea no es sino propaganda ideológica y modelos de abyección moral y estética. Que a veces no tengamos que pagar por nuestros propios lavados de cerebro es disculpable para el sistema.
Saludos.

Maria C dijo...

Al parecer el mundo es igual en todas partes,basta conocer a alguien o hacer el juego a alguien,en mi país,que si miran algo las noticias internacionales,es reconocido como el reino de la piratería, las cosas se ponen hasta graciosas,dependiendo del canal local que decida ver conocerá un país,que sera total y absolutamente distinto al que presenta el canal de al lado;cada uno emite lo que manda el "padrino" de turno.Saludos

bLuEs dijo...

Dizdira:

Es que es graciosísimo que encima la gente se esfuerce por ver películas que le van a adoctrinar más y que artísticamente no dicen nada. Ser querido es el grado más óptimo que puede desear un opresor con respecto a sus oprimidos. Lo triste es que mediante las películas el sistema ejerce de agente educativo.

Lo de la "ilusión de la competencia" también tiene gracia. Todos quedamos contentos. Los de a pie porque creen que tienen posibilidad de elegir y los que están en la cúspide de la pirámide porque estarán confiados de que hagan lo que hagan los demás terminarán en sus redes.

María C:

Si es que estos esquemas son repetidos y simplones. Lo curioso es que funcionan sin problemas. Ni siquiera hay que esforzarse por sofisticarlos demasiado.

Saludos para ambas

mjt dijo...

Un pasito adelante. Todo lo que acabo de leer es cierto, tienes toda la razón Blues. Mi pregunta es ¿por qué nos mereceremos todo esto? _ La mejor respuesta que encontre fue decirme que me merecía todo lo que me pasaba, que luchara por encontrar un sistema mejor. Cuando encontré la respuesta ya no me quedaba tanta fuerza, le pasé la antorcha a mis hijos y me retiré. Ahora soy bastante hermitaña, ya he visto demasiadas películas. ¡Pero tengo un blog! Aunque sea tarde seguiré arando el surco a mi manera. Un saludo.

bLuEs dijo...

En mi opinión lo que sucede es que renunciamos a la verdad en eneficio de la comodidad. Cuando la verdad no está hay que rellenar los espacios con algo y ese algo son mentiras. Como las mentiras necesitan de más mentiras para poder sobrevivir la bola de nieve crece inmensamente.

Un blog puede ser una buena trinchera en la que hacer la guerra por cuenta propia. Una forma de no ceder.

Un saludo

Maria C dijo...

Quien mucho abarca poco aprieta,me gustan tus post pero serian mejores si fueran continuos,9 blogs que mantener es mucho,no seria mejor profundizar lo existente que innovar?no soy quien para decidir pero es lo que pienso.Saludos

bLuEs dijo...

jaja. Llevas mucha razón. Y más que mucha, probablemente toda.

Sería un poco largo de explicar. Alguna vez se me pasó por la cabeza hacer una entrada para esto.

Empecé con un blog y estuve mucho tiempo así. Luego comprendí que hay temas que no le importan en absoluto a alguna gente y era una pérdida de tiempo que estuviesen en el blog por compromiso. Por ejemplo, tuve un blog de filosofía en el que tenía varias entradas de psicología. Había alguna gente que respondía sólo a estas entradas y al resto no tenía nada que decir. A la inversa también pasaba.

Tampoco tengo el concepto tradicional de blog. Es fácil que alguno permanezca parado mucho tiempo. Queda ahí, no se escapa, así que tampoco diría que es tiempo perdido.

Además siempre consuela saber que no soy el único que se ha decidido por este extraño formato. Por ejemplo aquí se ve una idea parecida.

Gracias por la amabilidad y el consejo.

Saludos

Unkind. dijo...

Me encanta esta entrada, es muy buena en realidad. Por supuesto que es un medio de manipulación puesto que su carnada es una colorida y que la gente encuentra "familiar", "accesible". Además de ser un medio de manipulación por eso, creo que llega a serlo también por el efecto "mass media" que es tan popular en estos días. Poner a alguien a tu favor (manipularlo) es sumamente fácil, no hace falta más que darle lo que quiera y hacerlo creer que lo comprendes puesto que eres "de los suyos". Al ser de los suyos, sabes que poco les importa informarse de esas aburridas resoluciones que no te convienen, o que le importa más ver a un grupo de gente hacer el ridículo en tu transmisión vía caja boba.

Obviamente, al estar saturados de esto y de la superficialidad que le das a todo el contenido que ofreces, es sumamente facil cambiar su forma de pensar para que terminen adaptándose al molde que les tenías listo para que quien maneja finalmente el medio, se vea beneficiado. Simple juego de títeres. Por eso mismo la televisión no está hecha para el "superhombre" ni se basa en la memoria histórica.

bLuEs dijo...

Justamente lo que dices de la "superficialidad de contenido" es una de las tácticas más comunes de los medios de comunicación. Modifican la sensibilidad de las personas banalizando los contenidos. En un mismo informativo se pasa de chismorreos deportivos a dar cifras de miles de muertos como quién no quiere la cosa. Así se consigue cosificar los datos, hacerlos inhumanos y conseguir que no nos importen.

Gracias y saludos

Outsider friar dijo...

Buen post, bLuEs, aunque al asunto financiación, para acabar de redondearla, podrías añadirle los acostumbrados timoconcursos que campan a sus anchas en tales televisiones locales (ah, claro, me olvidaba también de tarotistas, videntes y sanadores a distancia).

bLuEs dijo...

Es verdad. ¡Además es algo tan fácil de montar.!

Con la videncia sólo se necesita una persona con caradura para mentir a conciencia y poco más. No voy a entrar a juzgar si es factible ser vidente o no pero es que en estos casos se convierte siempre en un nido de impostores. Su papel es casi religioso ya que suplantan buena parte de lo que puede dar la religión y confieren al vidente una injustificada posición.

Gracias y saludos