La sociedad vive inmersa en la mentira absoluta.

-Derrida-

La ruleta rusa: Un juego con trasfondo metafísico.

La ruleta rusa es un antiguo “juego” del que no se sabe con certeza su origen. Existe una leyenda rusa del s. XIX en la que unos presos se vieron obligados a jugar delante de los guardas de prisión mientras se hacían apuestas sobre lo que iba a pasar; otras opiniones la sitúan en las desmoralizadas tropas de la primera guerra mundial y otras entre los soldados de la época zarista. La única referencia a algo parecido a la ruleta rusa en la literatura rusa figura en un libro titulado “Un héroe de nuestro tiempo”, escrito por Mikhail Lermontov (1840, traducido por Vladimir Nabokov en 1958), en el que un acto similar se lleva a cabo por un soldado serbio en el relato El fatalista.
En lo que parece que hay unanimidad es en que el primero en usarlo “oficialmente” fue George Surdez el treinta de enero de 1937 al publicar en el Collier’s Magazine un cuento corto. En este, un sargento del ejército ruso en la Legión Extranjera Francesa le cuenta al narrador: "Feldheim... ¿Alguna vez has oído hablar de la ruleta rusa?" Cuando le dije que yo no sabía nada, él me dijo todo al respecto. "Cuando estaba con el ejército ruso en Rumania, alrededor de 1917, y las cosas fueron de mal en peor, los oficiales empezaban a perder su prestigio, el dinero, la familia, el país y temían ser deshonrados ante sus colegas de los ejércitos aliados, algunos de repente sacaban su revólver, en cualquier lugar, en la mesa, en un café, en una reunión de amigos, extraían un cartucho del cilindro, lo giraban, cerraban de nuevo, lo ponían en la cabeza, y apretaban el gatillo. Hay cinco posibilidades para que el martillo golpee un cartucho y una de vivir. A veces ha ocurrido y salen vivos, a veces no".
En cuanto al juego en sí hay variantes, tanto en el número de jugadores como en las motivaciones. Puede hacerse entre dos o más jugadores para ganar algo, para demostrar por ejemplo que no se tiene miedo a la muerte, para matar a otro contrincante, etc.. También está la posibilidad, que aunque menos conocida existe, de que el juego lo haga una sola persona como por ejemplo se da en la película de Anne Goursaud “Love in Paris”. Aquí el protagonista, John Gray, hace el juego durante unos instantes al principio de la película motivado por una situación de vacío personal.
¿Qué tiene que darse para que alguien juegue a la ruleta rusa? Evidentemente o es una persona a la que no le importa gran cosa morir (por ejemplo los soldados con baja moral en el frente), o una situación desesperada que no haya más remedio que afrontar. No olvidemos que estadísticamente no se puede esperar jugar demasiadas veces y seguir con vida, así que jugar supone un momento trascendental en la vida de una persona.
En mi opinión uno de los significados que tiene es el de “salir de cuentas” ante una situación insoportable. Una forma de poner en claro algo difuso y doloroso que no se termina de plasmar sin jugar. Por eso en el juego es básico que el elemento que va a hacer ejercer una acción sobre el jugador es el destino o azar, de forma que si el destino/azar es el que le ha colocado en una situación desesperada a esa persona debe ser el mismo destino el que decida si tiene sentido seguir existiendo.
Entre los que han jugado alguna vez a la ruleta rusa están:
-El músico de blues Johnny Ace , que perdió la vida en un camerino de Texas al jugar mientras esperaba para actuar un veinticuatro de diciembre de 1954.
-El escritor británico Graham Green había comentado que en su juventud había jugado para conseguir excitación y escapar del aburrimiento aunque después decidió que “no era más excitante que tomar una aspirina para un dolor de cabeza”.
-Malcolm X, durante su etapa de asaltante, decía haber jugado una vez apretando tres veces seguidas el gatillo para demostrar a sus compañeros criminales que no le importaba morir.
-William Shockley , ganador del premio Nobel de física, intentó suicidarse jugando solo.
Algunas representaciones de la ruleta en el cine han sido:
-“Unfaithfully yours” (1948), dirigida por Preston Sturges. Muestra una escena de un sueño donde el personaje principal desafía al amante de su mujer a jugar.
-“Sonrisas de una noche de verano” (1955), dirigida por Ingmar Bergman. El conde Carl Magnus desafía al amante de su mujer a jugar y gana.
-“El topo”, película mejicana de 1970. En ella cada miembro de una congregación religiosa hace uso del juego y una vez consigue sobrevivir se describe esto como milagro.
-“El cazador” (The deer hunter), película de 1978 que hizo mundialmente famoso el juego al ser forzados a jugarlo varios de los personajes que son capturados durante la guerra de Vietnam.
- “Arizona Dream”, (1993), dirigida por Emir Kusturica. En ella Johnny Depp pulsa el gatillo varias veces jugando a la ruleta rusa.
-“León: El profesional”, dirigida por Luc Besson en 1994. En el montaje del director el personaje de Natalie Portman usa el juego como presión emocional hacia el protagonista hasta que éste la detiene
.

2 comentarios:

Meli dijo...

Hola Blues. Descubrí el juego de la ruleta rusa cuando ví la película "El cazador". Creo que nunca sería capaz de apretar el gatillo.

Gracias por tu visita a mi blog y no he visto la película que me indicas. Veré la forma de localizarla y después te comentaré ... jejejejeje.

Besotes y espero que estés bien!!!!

bLuEsMaN dijo...

Hola Meli. El tema de apretar el gatillo es interesante. Supongo que hasta vernos en la situación no sabríamos cómo se podría llegar a actuar. Aunque puede que en algunos casos se llegase a predecir.
Ya me contarás si consigues ver la película. Un abrazo y gracias por la visita.